Recetas de cócteles, licores y bares locales

Diez productos que te ayudarán a comer un poco más saludable en 2018

Diez productos que te ayudarán a comer un poco más saludable en 2018

A todos nos vendría bien un impulso en el departamento de preparación de comidas.

Cada producto que presentamos ha sido seleccionado y revisado de forma independiente por nuestro equipo editorial. Si realiza una compra utilizando los enlaces incluidos, es posible que ganemos una comisión.

Mantenerse al día con su dieta no siempre es fácil; tal vez comenzó este año con un renovado sentido de propósito, pero ahora la realidad se ha establecido y ha tomado el aire de sus llantas. Está bien, les pasa a todos y estamos aquí para ayudarlo a mantenerse en el camino correcto.

Estos utensilios de cocina le permitirán ahorrar tiempo y esfuerzo. Pero lo que es más importante, hacen que cocinar sea divertido. Y eso tiene sorprendentes beneficios para la salud: si puede hacer que la preparación de la cena deje de sentirse como una molestia, comenzará a disfrutar cocinar comidas en casa, lo cual es naturalmente más saludable.

Comer sano debería ser delicioso.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas sabrosas y saludables.

1) Un pelador de verduras y juliana híbrido

De cualquier forma que lo corte o pique, este pequeño dispositivo puede ayudarlo a pelar y cortar una pila de verduras frescas en una fracción del tiempo. Consíguelo en Amazon por solo $ 8.75.

2) Microplane Veggie Wedgie

Si no eres fanático de cortar en cubitos a mano, esta herramienta es definitivamente para ti: puedes tomar cualquier vegetal cilíndrico y cortarlo en porciones perfectas con solo un movimiento de muñeca. Cortar verduras frescas para ensaladas, salteados y cenas en sartén asadas es muy fácil con esta compra de $ 13.

3) Espiralizador

La última pieza del rompecabezas para incluir fácilmente verduras frescas en cada comida es el OXO Spiralizer, que puede dar vida a los zoodles y otros platos divertidos llenos de verduras. Confíe en nosotros, no se perderá ni la pasta. Cómpralo en Amazon por $ 39.95.

4) Garras de trituradora de patas de oso

5) Batidora de mano Cuisinart Smart Stick

Hacer sopas, jugos y salsas es diez veces más fácil cuando no tienes ninguna limpieza adicional: esta licuadora de inmersión de mano se puede colocar directamente en la olla, jarra o tazón en el que ya estás trabajando. Solo cuesta $ 30 en Amazon.

6) Señor del aceite de Misto

Este inteligente señor se puede llenar con casi cualquier tipo de aceite, vinagre o aderezos. ¿La mejor parte? También dejará de saturar los alimentos con una gran cantidad de aceite que quizás no tenía intención de usar. Gaste $ 8 y será suyo.

7) Parrilla compacta George Foreman

Cocinar con este dispositivo que ahorra espacio es una de las mejores formas de drenar la carne de aceites, grasas y grasas no deseados, con la ventaja adicional de poder asar a la parrilla durante todo el año. Empiece a cocinar por solo $ 19.

8) Cesta de vapor emergente

9) Mini procesador de alimentos Cuisinart

¿Quiere hacer su propia mantequilla de nueces, salsa o harina de avena? Necesitará este procesador que ahorra espacio y que puede hacer que las tareas abrumadoras sean mucho más manejables. Es una ganga por solo $ 37.

10) Cuenco para cortar ensalada EZ

Evite la costosa barra de ensaladas: este dispositivo le permite arrojar su lechuga, verduras y aderezos favoritos en el tazón y tener una ensalada picada en segundos. Simplemente deslice la cuchilla a través de las ranuras del tazón, luego siéntese para disfrutar de su comida fresca después de todo su "arduo trabajo". ¿Prima? Solo cuesta $ 15 en Amazon.


44 alimentos saludables por menos de $ 1

Cuando tiene un presupuesto limitado y está comprando uno, puede parecer casi imposible abastecerse de alimentos saludables. No temas: hicimos el trabajo por ti. Consulte nuestra lista de 44 alimentos sabrosos y saludables que le costarán menos de un dólar por porción.

Nota: Los precios por debajo de $ 1 se basan en unidades por porción y son seguidos por el precio minorista promedio nacional. El precio es aproximado y variará según la marca y la ubicación.

1. Frijoles pintos

Precio: .30 por 1/2 taza, $ 3 por lata

Si eres un gran fanático de pedir frijoles refritos en los restaurantes, te alegrará saber que son muy fáciles de hacer en casa: simplemente tritura frijoles pintos con ajo y especias en la estufa.

Repletos de proteína y fibra, los frijoles pintos son una adición deliciosa y saludable a cualquier burrito, sopa o ensalada casera. Los frijoles enlatados son una forma económica de aumentar el volumen de la cena.

2 huevos

Precio: .19 por huevo, $ 3.50 por docena

Cuando se necesita algo de proteína, los huevos son una solución rápida. Revuelva con verduras, agréguelo a una crepe o haga una frittata. En caso de duda, ponle un huevo.

3. Almendras

Precio: .60 por onza (20 a 25 nueces), $ 5 por bolsa de 8 onzas

Tome un pequeño puñado de almendras durante el día o agréguelo a un tazón de cereal o avena para obtener una dosis extra de proteína y crujiente.

Ricas en grasas monoinsaturadas y fibra, estas súper nueces podrían reducir el riesgo de diabetes y ayudar a perder peso. Kamil A y col. (2012). Beneficios para la salud de las almendras más allá de la reducción del colesterol.
pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22296169

4. Cacahuetes

Precio: .50 por onza (25 a 30 nueces), $ 4 por bolsa de 8 onzas

Aunque algunas mantequillas de maní están llenas de azúcar, en su forma natural, estas legumbres pueden ser un tratamiento saludable. Son excelentes en mezclas de frutos secos.

Cuando se comen con moderación, los cacahuetes proporcionan una dosis de grasas saludables y pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Guasch-Ferré M, et al. (2017). Consumo de frutos secos y riesgo de enfermedad cardiovascular.
pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29145952

5. Pechugas de pollo

Precio: .75 por 4 onzas, $ 2.99 por libra

Olvídese de los nuggets de comida rápida: una pechuga de pollo fresca y pequeña es más barata y está llena de proteína magra y saludable. Haga su propio gyro con tzatziki o pruebe cualquiera de estas otras ideas de pollo no aburridas.

6. Frijoles negros

Precio: .30 por 1/2 taza, $ 1.50 por lata

Estos frijoles sin pretensiones contienen una tonelada de fibra, así como calcio, potasio y ácido fólico.

Consejo profesional: Compre frijoles secos para obtener un trato aún mejor. Hervirlos en casa puede conservar más antioxidantes que combaten el cáncer. Reverri E, et al. (2015). Estudio piloto de frijoles negros, fibra y capacidad antioxidante: examen de alimentos integrales vs. componentes funcionales en el metabolismo posprandial, el estrés oxidativo y la inflamación en adultos con síndrome metabólico
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4555112

Cocine un poco de sopa de frijoles negros o prepare un taco saludable de frijoles negros.

7. Lentejas

Precio: .12 por 1/2 taza, $ 1.50 por libra (seco, a granel)

Estas legumbres suaves agregan riqueza al curry y las sopas, además de actuar como un excelente reemplazo de la carne para la salsa boloñesa o las hamburguesas.

Puntos de bonificación: las lentejas tienen más proteínas por libra que la carne de res y son ricas en antioxidantes, por lo que podría valer la pena intercambiar esa hamburguesa con queso de vez en cuando. Ganesan K y col. (2017). Lentejas ricas en polifenoles y sus efectos beneficiosos para la salud. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5713359

8. Garbanzos

Precio: .30 por 1/2 taza, $ 3 por lata

Estos pequeños frijoles (también conocidos como garbanzos) contienen una gran cantidad de fibra. Áselos con aceite de oliva y sus especias favoritas (piense en comino, pimentón o curry en polvo) para usar como reemplazo de crutones o mezclar con hummus casero.

9. Tofu

Precio: .20 por onza, $ 3 por libra

Alto en proteínas y bajo en grasas, el tofu es un delicioso alimento básico para vegetarianos y carnívoros por igual. Fríe el tofu (o tempeh) con verduras en su próximo salteado, revuelva el tofu extra firme como los huevos y pruebe la variedad sedosa en un batido de frutas.

10. Semillas de calabaza

Precio: .50 por onza, $ 6 por libra

Las semillas de calabaza (también conocidas como pepitas) van bien en una ensalada, se espolvorean en una sopa o se pueden tostar con especias para obtener un refrigerio crujiente. Dado que están llenos de vitaminas y minerales esenciales, junto con proteínas y hierro, realmente no te puedes equivocar.

11. Avena

Precio: $ 1 por libra (a granel)

La avena es rica en fibra, baja en grasas y, como muchos cereales integrales, incluso puede ayudar a reducir el colesterol. Hollænder P y col. (2015). Cambios en los lípidos de granos enteros y en sangre en adultos aparentemente sanos: una revisión sistemática y un metanálisis de estudios controlados aleatorios. pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26269373

No tenga miedo de mezclar las cosas con una de estas recetas de avena durante la noche o recetas de avena sin avena.

12. Salmón enlatado

Precio: .20 por onza, $ 2.50 por lata de 14.75 onzas

No es necesario derrochar un filete de salmón para disfrutar de este marisco lleno de omega-3. Hoja informativa sobre ácidos grasos omega-3. (2019).
https://ods.od.nih.gov/factsheets/Omega3FattyAcids-Consumer/

Tome la versión enlatada para obtener un poco de poder proteico, sin tener que gastar mucho dinero. Luego intente preparar un lote de hamburguesas de salmón caseras.

13. Atún en conserva

Precio: .30 por onza, $ 1.50 por lata de 5 onzas

El atún no solo es barato, sino que es otra forma fácil de obtener omega-3. Intente mezclar con hummus o yogur griego para una ensalada de atún más saludable, o cualquiera de estas recetas de atún.

14. Proteína de suero

Precio: .75 por cucharada, $ 40 por contenedor de 3 libras

¿Necesitas una dosis extra de proteína? Agregue proteína de suero a un batido o tazón de avena, o colóquela en su próximo lote de brownies.

15. Yogur

Elija una delicia para el desayuno que sea versátil y esté llena de proteínas y calcio. Solo tenga cuidado con los sabores cargados de azúcar extra. El yogur griego también es increíble, y está lleno de proteínas y probióticos, pero puede ser más caro que nuestro límite de $ 1.

16. Requesón

Precio: $ 1 por 1/2 taza, $ 5.50 por recipiente de 16 onzas

Este queso suave y tierno es sorprendentemente rico en proteínas y sabe muy bien tanto en platos dulces como salados. Pruébelo cubierto con rodajas de piña y bayas o hágalo sabroso en una salsa de pasta cremosa.

17. Leche

Precio: .25 por taza, $ 4 por galón

Agrega un chorrito de leche a un batido de frutas o disfrútalo como un clásico: sobre un tazón de cereal. Un vaso lleno de calcio puede ayudar a mantener los dientes fuertes e incluso evitar el exceso de peso. Crichton G y col. (2014). La ingesta de alimentos lácteos enteros se asocia inversamente con la prevalencia de la obesidad: hallazgos de la observación de factores de riesgo cardiovascular en un estudio de Luxemburgo
pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25159495/

18. Arroz integral

Precio: .18 por 1/4 taza, $ 2 por libra

Úselo en lugar de arroz blanco en cualquier receta (tenga en cuenta que los tiempos de cocción difieren) para obtener un sabor y una textura más emocionantes. Esta versión de arroz integral está llena de fibra y puede reducir el riesgo de diabetes. Sun Q y col. (2010). Arroz blanco, arroz integral y riesgo de diabetes tipo 2 en hombres y mujeres de EE. UU.
www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3024208

19. Pasta de trigo integral

Precio: .37 por 1/2 taza, $ 3 por caja

Disfrute del sabor a nuez de la pasta de trigo integral combinado con verduras salteadas y una salsa de tomate fresca. La versión integral de la pasta no solo tiene un sabor más complejo, sino que está repleta de fibra, antioxidantes y proteínas, e incluso puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Aune D y col. (2016). Consumo de cereales integrales y riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer y mortalidad por todas las causas y causas específicas: revisión sistemática y metanálisis de dosis-respuesta de estudios prospectivos. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4908315/

20. Palomitas de maíz

Precio: .30 por 1/2 taza, $ 1 por libra de granos

Las palomitas de maíz son un bocadillo bajo en calorías que también es una buena fuente de fibra. Ponga los granos en la estufa o en una bolsa de papel en el microondas y luego cubra con sus especias favoritas, como condimento para tacos o canela.

21. Quinua

Precio: .60 por 1/4 taza, $ 5 por caja de 12 onzas

Rica en proteínas y fibra, la quinua es una gran adición a los tazones de granola dulce y ensaladas rellenas de verduras o se puede servir como guarnición en lugar de pasta.

22. Uvas

Precio: .75 por taza, $ 1.50 por libra

Agregue uvas en rodajas a las ensaladas en lugar de frutas secas llenas de azúcar o congélelas para un refrigerio refrescante de verano. Valdrá la pena: estas pequeñas frutas tienen un alto contenido de antioxidantes que pueden ayudar a reducir el colesterol. Liu Q y col. (2018). Comparación de actividades antioxidantes de diferentes variedades de uva.
ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6222363

23. Sandía

Precio: .30 por taza, $ 5 por melón

Esta fruta apta para el verano está repleta de vitamina C. Córtala y disfrútala en algunas ensaladas de frutas o mézclala con agua para darle un toque de sabor.

24. Plátanos

Precio: .50 por plátano, $ 2 por racimo

Llenos de fibra y potasio, estos bocadillos de 100 calorías son un bocadillo fácil de llevar. Disfrute en rodajas con su mantequilla de nueces favorita o mezcle plátanos congelados en un helado cremoso de un solo ingrediente.

25. Kiwi

¿Sabías que los kiwis son en realidad bayas? Empiece a comer bocadillos porque están llenos de vitamina C y fibra. Agregue un kiwi a su próxima ensalada de frutas o tazón de granola, o disfrútelo directamente con una cuchara.

26. Melón

Precio: .50 por 1/2 taza, $ 3 por melón pequeño

El melón es un regalo perfecto para la primavera o el verano. La fruta llena de antioxidantes combina bien con el yogur, se puede congelar como una paleta de bricolaje o en jugo.

27. Manzanas

Una manzana al día, ¿verdad? Las manzanas tienen muchos antioxidantes y son un alimento básico fácil de mantener en la casa. Cómelos solos, úntelos con mantequilla de nueces, hornéelos calientes o combínelos con unos cubitos de queso para obtener un refrigerio rico en proteínas y carbohidratos: perfecto para después del entrenamiento.

28. Peras

Precio: .85 cada uno, $ 1.75 por libra

Las peras son ricas en fibra y antioxidantes y vienen en variedades como Bartlett, Bosc y Anjou. Son una combinación perfecta para recetas de temática otoñal.

29. Naranjas

Precio: .50 cada uno, $ 1 por libra

Es posible que se hable de las naranjas por su contenido de vitamina C, pero también son fuertes en fibra, ácido fólico y potasio. Si prefiere ir con el jugo, omita el cartón y exprima el suyo para asegurarse de no tomar azúcar innecesario.

30. Ajo

Agregue ajo picado a cualquier sartén de verduras salteadas o áselo entero en el horno para obtener un sabor más dulce, y luego mezcle con aderezos para ensaladas y salsas. Además de sus vitaminas y minerales, el ajo puede ayudar a reducir la probabilidad de contraer un resfriado. Nantz M y col. (2012). La suplementación con extracto de ajo envejecido mejora la función de las células NK y γδ-T y reduce la gravedad de los síntomas del resfriado y la gripe: una intervención nutricional aleatoria, doble ciego y controlada con placebo. pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22280901

31. Calabaza enlatada

Precio: .75 por 1/2 taza, alrededor de $ 2.50 por lata de 15 onzas

El color naranja de la calabaza proviene de los carotenoides, un pigmento vegetal con poderosas propiedades antioxidantes. Cho K y col. (2018). Avances recientes en estudios sobre el potencial terapéutico de los carotenoides dietéticos en enfermedades neurodegenerativas. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5926482 Agregue calabaza enlatada a recetas dulces o saladas: batidos, muffins, hamburguesas vegetarianas, curry y más.

32. Tomates enlatados

Precio: .50 por 1/2 taza, $ 1.80 por lata de 14.8 onzas

Los tomates retienen cantidades excepcionales del antioxidante licopeno, que puede ser beneficioso para la salud vascular. Mozos I y col. (2018). Licopeno y salud vascular. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5974099

Los tomates enlatados son perfectos para salsas y guisos caseros, pero esté atento a las latas sin sodio ni azúcar añadidos.

33. Cebollas

Precio: .18 cada uno, .59 por libra

Úselo junto con el ajo como base aromática para salteados, guisos y salsas o saltee hasta que estén dorados y dulces, luego agréguelo a ensaladas, pastas o sándwiches. Las cebollas contienen un ponche sorprendentemente nutritivo, que incluye una gran dosis de antioxidantes. Nicastro H y col. (2015). Ajo y cebolla: sus propiedades de prevención del cáncer. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4366009

34. Zanahorias

Precio: .50 cada uno, $ 2 por libra

Los palitos de zanahoria crudos son perfectos para mojar en hummus o mantequillas de nueces (¡no lo golpees hasta que lo pruebes!) Y tienen un sabor delicioso asado con otras verduras de raíz y un chorrito de aceite de oliva. Ese crujido nutritivo viene con toneladas de betacaroteno, útil para una piel y un sistema inmunológico saludables. Grune T y col. (2010). β-El caroteno es una fuente importante de vitamina A para los seres humanos.
ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3139236

35. Calabaza de invierno

Precio: .50 por 1/2 taza, $ 1.50 por libra

La calabaza es una verdura versátil llena de vitaminas, fibra y potasio. Ase una calabaza y rellénela con cereales integrales, como arroz integral o quinua y verduras. Cubra con yogur griego o ricotta semidescremada para una cena vegetariana abundante, no se necesitan tazones. O intente asarlo como base para tacos vegetarianos.

36. Kale

Precio: .50 por taza (cruda, picada), $ 2 por manojo

La col rizada es un antioxidante rey entre las frutas y verduras y contiene vitaminas A, C y K, fibra, calcio, hierro y potasio. Bono: chips de col rizada. ¿Necesitamos decir más?

37. Remolacha

Precio: .35 cada uno, $ 1 por libra

Estas gemas magenta naturalmente dulces están llenas de betalaínas, un antioxidante con propiedades antiinflamatorias. Li G y col. (2019). Progreso de la investigación de betalaína en respuesta a tensiones adversas y relación evolutiva en comparación con la antocianina. ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6749444 Ase con aceite de oliva para ensaladas o como guarnición, agréguelo a un batido o conviértalo en una base de pizza.

38. Brócoli

Precio: .50 por 1/2 taza, $ 2 por manojo

El brócoli tiene altos niveles de ácido fólico y vitamina C, que pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos cánceres y enfermedades cardíacas. Yuan G y col. (2009). Efectos de diferentes métodos de cocción sobre los compuestos del brócoli que promueven la salud.
ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2722699 Esta verdura tiene un sabor increíble mezclada en sopa, rellena con papas, mezclada con frittatas o asada con un poco de ajo y aceite de oliva.

39. Espinaca

Precio: .50 por taza, $ 2 por manojo

Reemplace la lechuga con espinacas en ensaladas para obtener beneficios nutricionales adicionales o agregue algunos puñados a su batido matutino. Estas verduras de sabor suave son ricas en nutrientes con vitaminas A, K y calcio.

Aquí hay algunas formas de usar esa bolsa que probablemente tenga en el refrigerador.

40. Batatas

Precio: .50 cada uno, $ 1 por libra

Pruebe esta alternativa saludable en lugar de una rebanada de pan la próxima vez que prepare una receta de tostadas de aguacate. Las batatas tienen altos niveles de vitamina A y calcio, además de que son más bajas en carbohidratos que sus contrapartes blancas (por si acaso estás contando).

Los estudios también muestran que la verdura de raíz tiene propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antidiabéticas. Mohanraj R y col. (2014). Batata (Ipomoea Batatas [L.] Lam) –un alimento medicinal valioso: una revisión. pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24921903

41. Edamame

Precio: .50 por 1/2 taza, $ 3 por paquete congelado de 10 onzas

Olvídese de las patatas fritas y disfrute de un edamame al vapor con un toque de sal. Estas legumbres del tamaño de un bocado están llenas de fibra y proteínas, lo que las convierte en un excelente refrigerio por la tarde. Mézclalos también en ensaladas para darle más textura.

42. Café

Precio: .40 por taza de 16 onzas preparada en casa, $ 10 por libra

No solo es bueno para usted, sino que preparar café en casa puede ahorrarle mucho dinero en efectivo. Este estimulante matutino también contiene antioxidantes que ayudan a proteger su corazón.

Una pequeña cantidad puede ser una excelente opción antes del entrenamiento para ayudar a aumentar la resistencia (solo asegúrese de limitarse a aproximadamente media taza).

43. Té

Precio: .10 por bolsita de té, $ 5 por caja

Hay muchos beneficios para la salud relacionados con el té, que van desde reducir los riesgos de depresión y accidentes cerebrovasculares hasta reducir las posibilidades de contraer ciertas enfermedades hepáticas. Incluso puede ayudarlo a mantener un peso saludable. Koithan M y col. (2010). Usar remedios a base de hierbas para mantener un peso óptimo.
pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20802831/

Omita las cosas azucaradas y prepare té helado en casa, y opte por las variedades de té verde o blanco si está buscando maximizar la ingesta de antioxidantes. Consulte esta guía para hacer la taza perfecta.

44. Agua

Precio: Gratis (... algo así). Dirígete al grifo más cercano: nuestros cuerpos dependen de él. El agua nos mantiene hidratados, elimina las toxinas y ayuda a mantenerte lleno entre comidas. También es un salvavidas para la salud de la piel.

¿Aún necesitas más pruebas? Echa un vistazo a una de estas razones científicas por las que el agua es increíble.


Cómo darle sabor a sus panqueques sin demasiado almíbar / otras fuentes de azúcar

Los azúcares refinados son uno de los peores ingredientes que se encuentran comúnmente en los panqueques. Además de eso, la mayoría de las mezclas para panqueques preempaquetadas compradas en la tienda se combinan con harina altamente procesada y aceites inflamatorios, lo que hace que una receta sea un desastre cuando se trata de una alimentación saludable. Una buena receta de panqueques no necesita tanta azúcar y ciertamente no tiene que ser de una mala fuente. La fruta, la miel cruda y el jarabe de arce son excelentes alternativas al azúcar de mesa refinado, el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y otros azúcares altamente procesados.

El problema es que muchos ingredientes no saludables se esconden en las recetas de panqueques. Incluso las recetas caseras requieren harina blanca enriquecida, aceite vegetal o azúcar granulada. Claro, puede omitir las mezclas prefabricadas y hacer su propia receta en casa, pero necesitará una buena receta a seguir. Si no está seguro de cómo se compara su receta de panqueques favorita actual, aquí hay una lista de ingredientes que desea evitar:

  • Harina para todo uso
  • Azúcar blanca o morena
  • Leche de vaca regular
  • Jarabe de maíz
  • Aceite vegetal hidrogenado
  • aceite de palma
  • Dextrosa
  • Harina de soja desgrasada
  • Suero de la leche
  • Aditivos o conservantes como colorantes o colorantes alimentarios.

La investigación muestra que una dieta alta en almidones refinados y azúcar y baja en antioxidantes y fibra de frutas y verduras está relacionada con la inflamación y el estrés oxidativo, que es la fórmula perfecta para las enfermedades crónicas. Los alimentos procesados ​​no son tan saludables como los alimentos integrales porque se les han despojado de muchos nutrientes, como fibra, vitaminas, minerales, fitonutrientes y ácidos grasos esenciales. En lugar de usar una receta de mezcla para panqueques comprada en la tienda, intente hacer una en casa con los siguientes ingredientes:

1. Harina de almendras

Al igual que la harina de coco, la harina de almendras es una excelente opción para quienes hacen dieta baja en carbohidratos y sin gluten. Contiene un poco menos de carbohidratos y fibra que la harina de coco, pero tiene más calorías. Muchas recetas saludables de panqueques requieren el uso de harinas de almendras y coco porque las dos combinan bien. La harina de coco tiene un sabor suave y mucha fibra, por lo que absorbe más agua que la harina de almendras para crear una consistencia suave pero densa. Por otro lado, la harina de almendras tiene un sabor a nuez y crujiente, y la mezcla tiende a ser más firme. Además, cuando los usa juntos, obtendrá una fuente más completa de proteínas y grasas buenas.

2. Plátanos

Los plátanos son el aglutinante perfecto para la masa de panqueques. Son suaves y blandas. Además, son sabrosos y están llenos de manganeso, potasio, calcio, magnesio, hierro, ácido fólico, niacina, riboflavina y vitamina B6. Además, los plátanos son prebióticos, lo que significa que alimentan las bacterias buenas en su intestino para promover la digestión y un microbioma saludable. Dado que son dulces y pegajosos, los plátanos pueden reemplazar el azúcar refinada y otros ingredientes no saludables que se usan para endulzar o mejorar la textura de la masa para panqueques.

3. Harina de coco

Reemplazar el trigo o la harina enriquecida en su receta de panqueques con harina de coco es una excelente manera de obtener más fibra, proteínas y grasas saludables en su dieta. Una porción de un cuarto de taza de harina de coco le proporciona la friolera de 10 gramos de fibra para apoyar la salud digestiva. Además, estará escatimando el gluten y las nueces, que están prohibidas para muchas personas.

4. Harina de lino

La harina de lino completa la lista de harinas saludables sin gluten. Está hecho de semillas de lino finamente molidas, que es la principal fuente vegetal de ácidos grasos omega tres antiinflamatorios y fibra. Cuando las semillas de lino se muelen hasta obtener un polvo fino, liberan sus nutrientes porque las semillas de lino enteras tienden a ser tan pequeñas que pasan por el tracto digestivo sin ser digeridas. Comer harina de lino en lugar de semillas de lino es una excelente manera de hacer que obtenga los beneficios nutricionales de los alimentos cuando los ingiera.

Al igual que la harina de almendras, la harina de linaza tiene un sabor ligeramente a nuez que realza el sabor de su receta de panqueques. No contiene nueces, por lo que es una excelente alternativa a la harina de almendras si necesita una base sin nueces para combinar con la harina de coco.

5. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana crudo y sin filtrar es el edulcorante perfecto para cualquier masa para panqueques. Tiene un sabor dulce y está cargado de beneficios para la salud. Las investigaciones muestran que el vinagre de sidra de manzana puede estabilizar los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas, combatir la diabetes, hacer que se sienta lleno para que pierda peso, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, reducir el colesterol y proteger contra el cáncer. También tiene propiedades antibacterianas que son excelentes para estimular el sistema inmunológico y combatir los gérmenes del resfriado común.

6. Ghee o aceite de coco

Las recetas de panqueques requieren aceite en dos ocasiones diferentes. Algunas recetas hacen que las agregue a la receta en sí. También deberá guardar un poco para cubrir la sartén en la que está cocinando los panqueques. En lugar de usar aceites vegetales hidrogenados, que tienen un alto contenido de grasas no saludables, use aceite de coco o ghee.

El aceite de coco tiene increíbles beneficios para la salud. Tiene propiedades antimicrobianas, antibacterianas, antivirales y antifúngicas para estimular las grasas saludables del sistema inmunológico y propiedades antioxidantes que promueven la pérdida de peso y cualidades antiinflamatorias calmantes que alivian el sistema digestivo.

Ghee, o mantequilla clarificada, es mantequilla hecha de vacas alimentadas con pasto. Es más rica en nutrientes y grasas saludables que la mantequilla y más baja en caseína y lactosa, lo cual es excelente para las personas sensibles a los lácteos. Además, ¡sabe mejor! Agregará un sabor rico y profundo a su receta de panqueques cuando cocine con ghee.

7. Leche de almendras o coco

Muchas recetas de panqueques requieren leche para hacer la masa suave y cremosa. La leche de coco o de almendras sin azúcar son excelentes sustitutos de la leche de vaca normal porque no contienen lácteos y tienen un contenido bajo de azúcar. También contienen grasas buenas y menos carbohidratos para ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en sangre durante todo el día. Los productos lácteos que contienen lactosa pueden dañar el tracto digestivo. También se han relacionado con problemas de la piel, como el acné.

Cuando compre leche de coco o de almendras en la tienda, asegúrese de que no contenga azúcar o carragenina añadidos. Intente hacer el suyo en casa si es posible para asegurarse de que no está usando ningún ingrediente dañino.

8. Bayas

Si está buscando un edulcorante natural para agregar o encima de sus panqueques, no busque más que las buenas bayas viejas. Los arándanos, las fresas, las moras y las frambuesas contienen flavonoides antioxidantes únicos llamados antocianinas que tienen propiedades antioxidantes, antimicrobianas, antiinflamatorias, anticancerígenas y neuroprotectoras. También apoyan la producción de colágeno para brindarle una piel sana y aumentar los niveles de vitamina C en la sangre.

9. Huevos orgánicos criados en pastos

Los huevos son un alimento básico en la mayoría de las recetas de panqueques, pero es una buena idea asegurarse de que los huevos provengan de una fuente de alta calidad. Busque huevos orgánicos y criados en pastos, ya que esto asegura que las gallinas tengan espacio para deambular y acceso a la luz del sol, lo que mejora los nutrientes en los huevos. Sin jaulas no siempre significa que las gallinas puedan deambular libremente.

10. Sirope de arce

Los panqueques y el almíbar van juntos como la mantequilla de maní y la mermelada. Pero no todos los jarabes de arce se crean de la misma manera, por lo que deberá asegurarse de comprar el producto real para cubrir sus panqueques. Algunas recetas incluso requieren jarabe de arce en la masa como edulcorante natural. El jarabe de arce puro es rico en manganeso, zinc, calcio, potasio, magnesio y hierro. También contiene hasta 24 antioxidantes diferentes.

Al elegir una marca en la tienda, opte por los tipos más oscuros de grado B, ya que tienden a ser más altos en antioxidantes que los jarabes más ligeros. También asegúrese de que el único ingrediente sea jarabe de arce 100% puro sin ingredientes agregados.

11. Miel cruda

La miel cruda es un aderezo excelente para cualquier receta de panqueques. Es dulce y sabroso y se ha demostrado que ayuda a tratar naturalmente la tos y las heridas, aumenta la energía, disminuye las alergias y reduce la inflamación. ¡Un estudio incluso encontró que la miel de manuka mata más bacterias por cada antibiótico disponible! El truco consiste en encontrar un tarro de miel cruda y sin procesar para que no se le hayan despojado de sus muchos nutrientes.

12. Sal marina rosada del Himalaya

Agregar una pizca de sal marina a la masa para panqueques es una excelente manera de resaltar la dulzura natural de las bayas, los plátanos, la miel o el jarabe de arce. La sal marina rosada del Himalaya es rica en antioxidantes que desintoxican el cuerpo de forma natural. A diferencia de otras fuentes de sal, contiene hasta 84 tipos diferentes de oligoelementos.

13. Extracto de vainilla

El extracto puro de vainilla no solo es sabroso, también es un poderoso antioxidante. Se ha demostrado que aumenta la capacidad cerebral, reduce la inflamación, el dolor y la fiebre, y reduce el colesterol. Sin embargo, tenga cuidado porque muchas marcas de tiendas contienen azúcar oculta.

14. Especias

Las especias dulces, como la canela y la nuez moscada, son una excelente manera de agregar sabor a su plato sin las calorías. Como beneficio adicional, la canela aumenta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo y reduce el azúcar en sangre en personas con diabetes, mientras que la nuez moscada es un tónico para el cerebro y naturalmente reduce el dolor.

15. Polvo de cacao crudo

Si lo tuyo son los panqueques de chocolate, agrega un poco de cacao en polvo crudo en lugar de las habituales chispas de chocolate azucaradas. ¡Es una de las mejores fuentes de flavonoides antioxidantes de la historia! Los estudios demuestran que el cacao puede ayudar a mejorar la función cognitiva, reducir la inflamación, promover la salud y el envejecimiento de la piel e incluso reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y accidente cerebrovascular. Sin embargo, existe una gran diferencia entre el cacao crudo y el cacao en polvo. Uno está altamente procesado y el otro es crudo. Busque una marca que sea 100 por ciento puro en polvo de cacao crudo o sin procesar.

16. Mantequilla de nueces

La mantequilla de nueces es sabrosa y está llena de nutrientes, como grasas buenas, que pueden proteger contra las enfermedades cardíacas, la diabetes y la obesidad. Hacen un gran adorno para cualquier receta de panqueques, o puede ponerlo en la masa antes de cocinar. Las mantequillas de frutos secos son un gran agente aglutinante para que puedas usarlas en lugar de huevos en platos veganos. Nuevamente, asegúrese de que no se agreguen azúcares a la marca de su tienda favorita. ¡O puedes hacer tu propia mantequilla de nueces en casa!


Bashir Navid Fuente: Bashir Navid

Probablemente tenga algunas cajas de fósforos en su casa en caso de emergencias, pero es posible que desee considerar abastecerse de ellas, para poder usarlas también para sus plantas. Los fósforos tienen mucho magnesio y sus plantas lo necesitan. Remoje o disuelva los fósforos en el agua y luego vierta el agua sobre las plantas. Los fósforos liberarán los nutrientes en el agua a medida que se disuelvan y las plantas los absorberán.


Cómo dominar los antojos

Poner un límite a sus antojos es mucho más fácil de decir que de hacer y hay más de uno o dos factores involucrados para hacer un cambio. Según Cassetty, se necesita un enfoque múltiple. Ella sugiere cuatro métodos para comenzar:

Tenga en cuenta dónde trabaja: Asegúrese de que su estación de trabajo esté fuera y lejos de su cocina. Esto ayuda a evitar que se le provoque a comer. Estar en tu cocina, dijo Cassetty, te mantiene sin pensar en el trabajo y en tu próxima comida.

Consuma comidas balanceadas cada cuatro horas: "Una comida balanceada contiene principalmente alimentos vegetales integrales", dijo Cassetty. "La mitad de su plato debe estar cubierto con verduras sin almidón que estén acompañadas de proteínas y algunas grasas saludables de origen vegetal (como aguacate, nueces o semillas)". Este equilibrio lo ayuda a sentirse lleno, por lo que es menos probable querer picar.

Haga una pausa antes de comer: Antes de comer, pregúntese si realmente tiene hambre o si hay sentimientos subyacentes que le provocan ganas de comer. Si es lo último, trate de identificar cuáles son esos sentimientos y cómo combatirlos. Por ejemplo, si anhela una conexión, configure una llamada de Zoom con sus amigos. Si estás aburrido, toma un libro o mira un programa de televisión. Si está estresado o no duerme bien, Cassetty sugiere abordar su rutina general de cuidado personal. Medita, haz ejercicio, vete a la cama más temprano. Estos se suman y le ayudan a sentirse mejor.

Ser realista: "No es práctico esperar que nunca más busques consuelo en la comida", agregó Cassetty. & quot; Tal vez sea más realista trabajar en una herramienta de afrontamiento más saludable esta semana y ver cómo va. Concéntrese en el proceso en lugar del resultado, en este caso, reducir los antojos. Mientras sigas esforzándote en el proceso, estás progresando y deberías sentirte realmente bien con eso ".

No olvides ser amable contigo mismo también. Como Cassetty señaló acerca de ser realista, no es una característica condenatoria dejarse influir por la comida chatarra. Especialmente en este momento, esos sentimientos no son simplemente normales, están justificados (y esperados).

¿Anhelando eso? Cocinar esto

Una forma de empezar a eliminar el exceso de comida chatarra es encontrar alternativas saludables a lo que le gusta comer. To help, we turned to Mason Woodruff, an at-home chef who runs the popular cooking blog, Kinda Healthy Recipes. Woodruff originally wanted to be a registered dietician but shifted gears by combining his love for food science and healthy eating to develop better-for-you takes on traditional junk food.

The following are five of his go-to recipes that anyone can easily cook at home to help satisfy a variety of cravings. Maybe you feel like downing a basket of garlic fries? Try Mason's garlic parmesan air-fried carrots instead. There's even a cookie recipe included for anyone with an insatiable sweet tooth.

Craving: Buffalo chicken mac & cheese

Cook this: Buffalo chicken chickpea mac & cheese

Classic macaroni and cheese is a fat and carb bomb void of protein. Woodruff cuts down on the carbs by replacing standard pasta with a chickpea variety that contains a third of the carbs of regular elbow macaroni.

The recipe also combines full-fat Monterey jack with fat-free cheese powder and yogurt to deliver the same gooey texture but with less than 20 grams of fat per serving. To amp up the protein, he adds ground chicken to the mix, too.

Craving: Garlic parmesan French fries

Cook this: Garlic parmesan air fryer carrots

There are few culinary joys as indulging in a basket of garlic fries. They're salty, crispy, and cheesy. Like most junk food, though, they offer almost no nutritional value in the form of vitamins. That's why Woodruff replaced high-carb, low-vitamin potatoes with carrots, a vegetable that has more than half the carbs and is packed with vitamins A and C.

By cutting them into thin strips, seasoning them generously, and cooking them until crispy, you get the same satisfying texture as fries but with none of the fattening side effects.

Craving: Spicy popcorn chicken

Cook this: Spicy popcorn chicken

Although the name of each dish here is similar, Woodruff differentiates the two by instead asking for honey and corn flakes to make the chicken's coating. In doing so, you get a sweet and spicy flavor with a satisfying crunchy exterior, which goes a long way to quell your cravings for anything fried.

Craving: Cheeseburger from a fast food chain

Cook this: Cheeseburger Bites

Burgers may be high in protein but they also pack about a day's worth of fat for most folks. Compared to most healthy versions of fast food, however, burgers can be easily modified while keeping flavor and familiarity intact.

Swap 80/20 beef for the extra lean variety, cut back on the amount of cheese you use, and instead rely on mustard, ketchup, and pickles to flavor the meat. In his version, Woodruff ditches the bun and bakes these balls in a muffin tin to create a low-carb treat.

Craving: Chocolate chip cookies

Cook this: Chocolate chip protein cookies

This recipe is a little more involved, as you have to make your own dough, but it's well worth the elbow grease if you're craving something sweet. You'll still use standard flour and chocolate but will mix it in with low-calorie sweeteners and protein powder for more balanced macros.


Rainbow Smoothie Recipe

Strawberry Coconut Breakfast Cookies

With a soft texture and slightly sweet flavor, you can enjoy these healthy cookies anytime! These fruity cookies get their sweetness from honey, shredded coconut and chunks of fresh diced strawberries. Keep them more Bulletproof and use grass-fed butter and raw honey.


10 Products That’ll Help You Eat a Little Healthier in 2018 - Recipes

Using a Plant-Based Keto Diet to Reduce Inflammation

Have you been on the ketogenic diet because of health concerns or to shed extra pounds? Have you heard about the ketogenic diet but think it sounds too extreme for you? Almost all of our health problems stem from inflammation, and if we can cut down on chronic inflammation in our bodies, we will feel better.

If you’re struggling with losing wei g ht, experiencing acne, hormonal changes and/or chronic pain not associated with an injury, you have chronic inflammation in your body (1, 2). Inflammation is not always harmful. When you run into something and develop a bruise, your body sends fluid to the bruise to heal it.

However, if your diet is causing chronic inflammation in your body, then it is constantly fighting against food it doesn’t recognize. Unfortunately, many seemingly healthy foods that have been genetically modified, sprayed with pesticides or, in the case of animal products, even raised in a way that’s not natural to them.

How can the ketogenic diet cut down on inflammation?

The ketogenic diet reduces inflammation by recommending that you eat a ratio of 70–80% fat, 15–20% protein and 5–10% carbohydrates. For every 1 gram of carbohydrates we eat, our bodies hold onto 4 grams of water. Many carbohydrates that we regularly eat are overly processed and have a diminished nutritional profile.

It’s important to note that even healthy carbs found in their organic forms such as oats, wild rice, quinoa, sweet potatoes, apples, bananas and more cause our bodies to hold onto excess fluid. Generally people on a keto diet eliminate high carb foods from their diet to gain control over the inflammation present in their bodies.

Anti-inflammatory diets recommend that you eat foods high in antioxidants to fight the oxidative stress in our bodies which makes us fat, tired and sick (3). These diets also recommend that you avoid sugar and other processed foods which our bodies weren’t made to absorb.

When our bodies can’t process the number of carbs that we’re eating, those carbs are converted to glucose. The glucose can build up in our bloodstream, cause inflammation and be stored as excess fat. If we eat too much protein, our bodies will turn the excess protein into glucose through a process called gluconeogenesis.

By filling up on fats instead of carbs, our bodies are able to use fat for energy instead of using glucose for energy. This process is called nutritional ketosis. It occurs when our bodies are no longer getting enough glucose to use for energy and sends messages to the liver to start making more ketones for fuel.

Once we’re in ketosis, our bodies use fat for fuel instead of using glucose for fuel, which can also support weight loss. Hopefully within a few weeks on the keto diet, you’re able to not only shed some extra water weight but also become fat adapted.

When you’re fat adapted, you’re using ketones for energy instead of using glucose, so you will not need carbs the way you once did. You may find that you’re more in control of your appetite since you’re not experiencing blood sugar spikes throughout the day as you consume glucose.

Is the ketogenic diet anti-inflammatory?

Si. By decreasing the number of carbs in our bodies, the keto diet gets rid of extra fluid and increases levels of the ketone Beta-Hydroxybutrate. This ketone has been shown to deactivate chemicals causing inflammation and pain in the body without inhibiting the immune function of the cells, allowing the body it continue to heal itself (4).

Beta-Hydroxybutrate also improves mitochondrial function, which makes us healthier at the cellular level (5). The mitochodria is the powerhouse of the cell, so when our mitochondria are healthier, our whole bodies become healthier from the inside out. They are able to fight off infection and other causes of inflammation better and more efficiently.

Why do we want to reduce chronic inflammation?

When we reduce inflammation, we reduce our chances of developing chronic disease and are able to manage a disease that we already have more effectively. Sugar is highly inflammatory, and it’s no secret that sugar is added to everything from breakfast cereals to ketchup to salad dressings to yogurts. The SAD Diet is full of sugar, and when we eat carbohydrates, those are also converted to glucose (or sugar) by our bodies.

The ketogenic diet was originally developed to treat children with epilepsy and has been helpful in allowing them to function with this illness (6,7). Some physicians are incorporating a ketogenic diet into their treatment plans for patients with cancer and have achieved some impressive results (8,9). Patients with diabetes have also been able to reduce several illness markers by using the ketogenic diet to control their disease (10).

How can a plant-based ketogenic diet help to cut down on inflammation further?

Studies show that a plant-based diet is anti-inflammatory on its own (11). Have you ever looked up the keto diet on social media only to see cheese-smothered fatty meat and cream cheese fat bombs as examples of what to eat? The keto diet takes away the fear from eating full-fat dairy products, which is a good thing. Our bodies need fat to absorb vitamins and minerals and to feel satiated after our meals.

Eating full-fat dairy is encouraged on the keto diet, and most dairy products are low in carbs. You may have gone from eating few dairy products to eating much more dairy than your body is used to processing. If you’re curious why you haven’t lost weight on the keto diet or are still having unexplained health issues, you may have a dairy intolerance that you haven’t recognized yet.

Grass-fed dairy is healthy for many people. However, if dairy is irritating your gut lining, removing it for a time may allow your gut to heal. If you find that you feel better after removing dairy from your diet, you may be able to add it back in down the road and enjoy your favorite dairy products again.

Conventionally raised meat is inflammatory because the animals are not eating what they should be eating for optimal health (12). The World Health Organization even released a statement in 2015 based on research done on conventionally raised red meat that said it was carcinogenic (13). We are what we eat, eats.

If you’re eating too much protein on the keto diet, then your body will know. It will convert protein to glucose through a process called gluconeogenesis, so you may not be reducing inflammation because of this extra stress on the body. Make sure that you’re also eating fiber-rich foods with antioxidants to help your body to fight stress.

What would you eat on a plant-based ketogenic diet?

If you’re not vegan and would like to experiment with eating a more plant-based keto diet, here are a few suggestions. You can eat tempeh, beans and eggs for protein. Avocado oil, MCT oil, coconut oil, olive oil, nuts and seeds are good plant-based fat sources. Olives, sprouted beans, avocados and non-starchy vegetables will be easier on your digestive system, too.

Are there additional benefits of doing a plant-based keto diet?

You can save money. Dairy and meat are often the most expensive grocery items that we purchase. By eating a more plant-based keto diet for a short time, we can afford spend more on high quality meat when we aren’t eating it at every meal in every season of our lives.

Eating a plant-based diet expands your palate. You learn to be satisfied with the huge variety of plants that are available to us. It can also help you out of a cooking rut if you’ve found yourself making the same few dishes over and over. You’ll be surprised at how delicious a bowl of tempeh taco salad or roasted vegetables can be.

Your body processes more nutrients (14). We all know about the recommendation to “eat the rainbow” and add a variety of colored foods to our diets. Eating a plant-based diet makes this process easy. If you haven’t known how to incorporate foods such as purple cabbage or radishes into your diet, now is the perfect time to find recipes that you’ll love.

Are there any disadvantages of doing a plant-based keto diet long term?

Even though our body doesn’t need as much protein as we’re led to believe in our culture, eating a plant-based diet long term can result in a low protein intake. There is a possibility that you may have increased gut inflammation from eating more beans than usual on a plant-based keto diet. Eating sprouted beans will limit the amount of inflammation you experience.

If you avoid fish while doing a plant-based keto diet, you will probably have low amounts of omega-3 fatty acids since these are usually found in fish. Even though you take a fish oil supplement, nutrients will always be best absorbed through our food.

This method of eating is very restrictive and can be difficult to maintain for any length of time. The good news is that if you remove ingredients from your diet that you suspect may be causing you inflammation for as little as two to three weeks, you can add them in one by one to see if they are causing you inflammation or not.

Worried that full-fat Greek yogurt or another dairy product could be causing inflammation? Your body will tell you how it feels after not consuming dairy for a few weeks. It will let you know if you can add it back in permanently or if you need to keep it out for a little longer.

What’s the difference between a vegan keto diet vs. a plant-based keto diet?

If you want to try a vegan keto diet for ethical reasons or for short-term healing, this can be a fantastic option and is doable. Most vegan diets are high in carbohydrates, and animals tend to store fats while most plants do not. This makes it challenging to follow a vegan keto diet, but not impossible.

A completely vegan keto diet would limit the types of food that you would be able to eat. It may be difficult to eat the recommended 15–20% of calories from protein that is recommended on the keto diet. Most vegan protein sources also contain carbohydrates, which would make keeping carbs to 5–10% of your daily calories difficult. Vegans may opt to use pea protein or another vegan protein powder to supplement their diet, especially while limiting their carb intake.

Beans can have an inflammatory effect on the intestinal lining, especially if they are not sprouted. Just as a reminder, adding sprouted nuts and seeds to one’s diet will increase the nutritional value and limit the negative effects on the gut.

If you’ve been on the keto diet for a while, you may find that you can add in more carbohydrates from plant sources and still stay in ketosis. You can also implement intermittent fasting if you’re worried about staying in ketosis, which should help your body to burn its fat stores instead of looking for glucose to use for energy.

Interested in learning more about reducing inflammation, living your healthiest life and having a diet instead of being on a diet? Check out the 131 Method for further information.

Would you try a plant-based keto diet in the short term? Let me know in the comments!


Yogurt Recipes for Babies

26. Orange Creamsicle Frozen Yogurt

You won’t believe how yummy this dessert from My Fussy Eater is! Made from simple ingredients like fresh oranges and full fat yogurt, this is very easy to make, and also deliciously creamy! Perfect dessert for the summer months!

27. Easy Mango Yogurt

As summer arrives and mangoes become abundant, you have got to make this Easy Mango Yogurt Recipe! This is another super healthy dessert that is way better than store-bought yogurts that contain loads of sugar and added flavors. Instead, you get the probiotic goodness of yogurt and the fiber and vitamins of mango in a yummy dish!

28. Pear Yogurt

Cow & Gate has a super easy recipe for pear yogurt that needs just two ingredients – pears and yogurt! Choose a ripe, juicy pear, so that the yogurt is more sweet than tart. If you think it needs a little sweetness, try adding some homemade applesauce.

29. Healthy Yogurt Melts

These yogurt melts are so cute! And considering all they contain is fruit puree and plain yogurt, they’re super healthy as well! Use any fruit puree of your choice, though I think strawberry would look the prettiest! These also make great snacks for older kids.


Jackfruit Is the Game-Changing Vegan Ingredient That Perfectly Mimics Meat

This trendy fruit makes the tastiest pulled pork sandwiches that'll fool the biggest meat eaters.

If you&rsquove been grocery shopping lately, you may have noticed a huge, funny looking fruit in the produce section. (At least you think it&rsquos a fruit?). It&rsquos covered with a thick green, spiky rind and looks more like a medieval weapon than something you&rsquod eat.

Say hello to jackfruit&mdashthe darling ingredient and prized vegan-friendly meat alternative that&rsquos getting all the buzz in the health-conscious world. Not familiar with this tropical staple? Sin sudar. Here&rsquos what you need to know about its nutritional and health benefits and how to prep it. It&rsquos not hard&mdashwe promise!

What is jackfruit?

Jackfruit is actually the world&rsquos largest tree fruit&mdashsmall ones weigh between 10 to 15 pounds and large ones can weigh in at 100 pounds! It&rsquos typically grown in South and Southeast Asia.

Depending on the ripeness of the fruit, you&rsquoll get different flavors and textures. Young, green jackfruit has a blander taste, making it great for savory dishes, while ripe jackfruit is sweeter and tastes like a combo of mango and pineapple&mdashperfect for desserts and smoothies.

Nutritionally, jackfruit is a good source of carbohydrates, vitamins, minerals and fiber and has very little fat. &ldquoJackfruit is rich in vitamin A, vitamin C, magnesium, vitamin B6 and fiber. It&rsquos basically packed with immunity boosting vitamins and gut healthy fiber!,&rdquo says Theresa Shank, RD, LDN, a Philadelphia-based dietitian.

One cup ofEmily Kyle Nutrition in Rochester, New York

Is jackfruit good for you?

It might be too early to tell. &ldquoThere is not much scientific research to back up the health benefits associated specifically with a jackfruit at this time given its new rise in popularity," says Kyle. However, Kyle says there is research that backs up the health benefits of the nutrients and compounds in jackfruit. &ldquoStudies have shown that antioxidants and dietary fiber, like the ones found in a jackfruit, have positive health benefits,&rdquo she adds.

For example, the spiky fruit is considered a low glycemic food, thanks to its fiber content, which means that it&rsquos digested slowly and prevents blood sugar spikes. Antioxidants like vitamin C may buffer your cells against oxidative stress and reduce inflammation, which can lead to chronic conditions like heart disease and diabetes. Jackfruit is also full of phytonutrients like isoflavones, carotenoids, and flavonoids.

Plus, adopting a more plant-based diet is good for you overall, says Kyle. &ldquoReplacing some meat in the diet with a plant-based alternative like jackfruit is a great way to reap some of those health benefits,&rdquo she says.

How to eat jackfruit

&ldquoJackfruit itself is sweet, so it pairs well with dishes that are already naturally sweet, such as a dish with a sweet BBQ sauce,&rdquo says Kyle. Her favorite recipe? A BBQ Jackfruit Bowl, highlighted in her upcoming cookbook, The 30-Minute Thyroid Cookbook. & ldquoIt combines a sweet, Carolina-style BBQ sauce with the jackfruit, served over quinoa with lots of veggies for a delicious, plant-based meal,&rdquo she says.

Other funs ways to try jackfruit? Add some shredded jackfruit to your tacos, sandwich or pizza. Shank says jackfruit also makes a great addition to hot cereals, parfaits, stir-fries or topping a salad too.

But jackfruit&rsquos claim to fame is as a vegan-friendly meat alternative. Unlike other vegan protein sources like nuts and beans, cooked jackfruit has a texture similar to pulled pork or chicken. However, Shank says don&rsquot expect it to actually taste like meat.

Because jackfruit has a versatile flavor, it's a fun ingredient to work with for both savory and sweet dishes. &ldquoIt&rsquos easy to incorporate into various recipes, taking on the flavorings of whatever it is paired with,&rdquo says Shank.

Jackfruit's hearty texture makes it a good meat substitute, but it doesn't provide the same protein boost as other plant-based sources of the macronutrient. &ldquoSo if you're hankering for jackfruit carnitas for dinner, make sure the rest of your day is nutritionally adequate in protein,&rdquo says Shank.

How do you prep jackfruit?

If you&rsquore ready to try jackfruit for yourself, check out your local grocery store or Asian market. And have a good set of kitchen knives on hand! FYI: The fruit can also be sticky.

Check out this video for tips on how to cut jackfruit:

To make it easier on yourself, pick up canned or frozen jackfruit at the grocery store. &ldquoThey have done all the hard work for you, so all you need to do is open the can, prepare and enjoy,&rdquo says Kyle. When buying canned jackfruit, be sure to choose varieties packed in water or its own juices&mdashnot sweetened syrup&mdashso you&rsquore not consuming added sugar and extra calories. A number of food companies are also dipping their toe into the world of jackfruit, packing the fruit in a variety of pre-seasoned flavors like Upton&rsquos Naturals&rsquo Chili Lime Carnitas and Thai Curry.

So next time you&rsquore at the grocery, don&rsquot run away from the green fruit. Grab some jackfruit and start enjoying it with your dishes!


We haven't forgotten about you, meat lovers! Even picky eaters will chomp at the bit for Trader Joe's mildly sweet and spicy broccoli and beef. The two-pound bag ($6.99) cuts the prep work out of chopping broccoli, slicing meat and the whole marinating process. Plus, the huge size means enough for the whole family plus leftovers! The only thing left to do is dish up the rice and enjoy.